Akumal: Fabricando un turismo sin plástico

Hace un par de semanas, tuvimos la suerte de tener de regreso a nuestra becaria, Azul Ornelas. Durante todo un mes, Azul realizó su servicio social en la Península de Yucatán. Al contarnos sobre su experiencia, decidimos que sería una gran idea que relatara sus experiencias a través de nuestro Blog. Esto fue lo que nos contó:

 

Tuve la oportunidad de realizar mi Servicio Social en Akumal, una pequeña zona turística entre Playa del Carmen y Tulum en el Estado de Quintana Roo, México.

Akumal significa “Lugar de Tortugas” en maya, dos especies de tortugas marinas anidan en las costas y se alimentan del pasto marino localizado en la bahía, la caguama (Caretta caretta Linnaeus) y la tortuga verde (Chelonia mydas Linnaeus).

Como en la gran mayoría de las zonas costeras, la economía de Akumal se basa en el turismo. Por lo tanto, su mayor atractivo turístico es el avistamiento de tortugas marinas, diversas especies de peces y corales.

Akumal esta dividido en cuatro secciones: Akumal Sur, una zona con casas y hoteles all-inclusive que dan a la bahía; Akumal Playa, donde se encuentra la entrada a la playa y un par de restaurantes y tiendas; Akumal Norte, una zona residencial con algunos restaurantes y la caleta de Yal Ku; y, cruzando la carretera federal, Akumal Pueblo donde habitan aproximadamente 1,382 personas.

Durante mi estancia, aprendí y me di cuenta de la gravedad del impacto que genera el ser humano en el ecosistema. En esas semanas, más que en cualquier otro momento de mi vida, presencié la actitud de muchas personas hacia el medio ambiente. Me impactó ser consciente de la manera en la que consumimos, producimos basura, abarcamos zonas naturales que deberíamos de proteger, no consideramos a las especies con las que compartimos el planeta y en especial saber que mucha gente no le importa nada de eso. Me abrumó saber que muchas personas prefieren beneficiarse económicamente en vez de proteger áreas naturales únicas con mayor valor que el dinero, y saber que, para otros, la única fuente económica que tienen son estas áreas naturales. Decidí enfocar mi proyecto de Servicio Social en uno de los problemas más grandes del mundo: la basura.

Durante un par de semanas, estuve leyendo y viendo documentales del problema de la basura en el mundo. Leí investigaciones realizadas en Quintana Roo y Yucatán acerca de la contaminación de distintos tipos. Cada descubrimiento me provocaba ganas de hacer algo inmediatamente por resarcir el daño que ya estaba hecho. De los temas que más me preocuparon, estaban la contaminación de los acuíferos y los depósitos de basura en Quintana Roo.

Descubrí que, dada la topografía permeable de la zona, todo liquido que se encuentre en la superficie se transfiere al subsuelo, donde se localizan ríos subterráneos interconectados que desbocan en el mar. El sistema de aguas residuales en el estado es insuficiente, por lo tanto, muchas casas y establecimientos optan por tener fosas sépticas que, lamentablemente, carecen de infraestructura o no son bastas y terminan desbordándose. Estos eventos resultan en contaminación del agua donde nadamos, lavamos los platos, nos aseamos y viven las especies marinas.

También descubrí que, en Tulum, hay un basurero inmenso que cada día crece más, al mismo tiempo que la población y el turismo incrementan. De la basura que producimos, menos del 8% se recicla. Lo demás termina en tiraderos que producen gases de invernadero y son un foco de infección. De toda esta basura, pocos materiales son más problemáticos que el plástico, pues la mayoría se desintegra en 400 años. Además del alto tiempo de desintegración, el plástico se deshace en pedazos muy pequeños, menores a 5 mm, llamados microplastico. Esta forma de plástico microscópico libera tóxicos como el Bisfenol A y se ha comprobado que funciona como esponjas; absorbiendo bacterias y otras toxinas. Si, cada año, 8 millones de toneladas de plástico terminan en el océano, es difícil imaginar la cantidad de microplásticos que nadan en el mar. Lo peor del tema es que las especies marinas lo ingieren, al igual que las aves y, como parte del ciclo, nosotros terminamos alimentándonos de estas especies. Un estudio basado en Yucatán descubrió que incluso el pollo del cual nos alimentamos  ingiere microplásticos del suelo.

Después de investigar sobre la situación que hemos construido, realicé una breve investigación en los establecimientos de Akumal. Esto consistió en medir la cantidad de basura plástica producida en un día por cada establecimiento y encuestar al personal de los establecimientos y a los visitantes. Hay aproximadamente 60 establecimientos (tiendas y restaurantes) en todo Akumal, en donde sólo un restaurante ofrece opciones de empaques biodegradables para las ordenes para llevar, 3 restaurantes y un hotel tienen una política en contra de los popotes y no dan popotes, y todos los restaurantes utilizan bolsas de plástico. La basura es un problema serio, desde que entras a la calle que te lleva de la carretera hasta la playa puedes ver cantidades excesivas de basura en la calle y en la selva. Puedes encontrar botellas de agua o refrescos, envases de unicel, bolsas de plástico, cubiertos desechables, popotes, empaques plásticos de comida, entre otras cosas.

Cuando terminé de recabar información, convoque a miembros de los restaurantes, caleta de Yal-Ku y a la Sociedad de Vecinos de Akumal Norte para presentarles el programa “Cero Plástico”. El proyecto que tiene como objetivo eventualmente hacer Akumal una zona libre de plástico. La junta concluyó en una alianza del Centro Ecológico Akumal (donde realicé mi servicio social) y el comité de vecinos de Akumal norte para hacer una prueba piloto de seis meses en donde Akumal Norte se compromete a dejar de producir basura plástica. El plan piloto consiste en 4 etapas y se establecieron metas para los restaurantes, tiendas, visitantes, turistas y residentes. El cambio será progresivo y se irá monitoreando mensualmente el cambio y adaptación de los involucrados. Algunas de las metas para el inicio del programa son:

  • Establecer política de NO POPOTE en restaurantes.
  • Eliminar el uso de bolsas de plástico, optar por bolsas de tela reutilizables.
  • Eliminar los contenedores de plástico en los restaurantes, intercambiarlos por opciones biodegradables.
  • Utilizar termos en los cafés en vez de vasos desechables

El programa, en un inicio, busca concientizar a la población, por lo tanto, se brindará información relevante y se planearán eventos para involucrar a la comunidad a ser parte de un movimiento verde. Se espera lograr que, dentro de seis meses, Akumal Norte sea un ejemplo a seguir por las distintas zonas de Akumal y se logré reducir la basura en esta localidad.

Screen Shot 2018-07-03 at 3.17.29 PM

Les recomiendo las siguientes fuentes para que se familiaricen con la situación actual:

  • Documental: A Plastic Ocean (disponible en Netflix)
  • Documental: Flows en Vimeo
  • Documental: The Dark Side of Tulum
  • Visitar la página de la ONU Medio Ambiente, tiene varios reportes interesantes e indagar en la web.

Por último, les paso las siguientes recomendaciones para llevar una vida más sustentable:

  • No uses popotes desechables
  • No pidas bolsas de plástico en los supermercados, tiendas o restaurantes
  • No compres botellas de plástico, compra un termo y rellénalo
  • Lleva tu termo a la cafetería en vez de usar un vaso desechable
  • No compres productos de belleza como exfoliantes que contengan plásticos pequeños
  • Intenta no comprar envases de plástico individuales; por ejemplo, un yogurt individual por día. Opta por comprar un envase grande y usar la porción que desees en un contenedor reutilizable.
  • Compra frutas y verduras sin empaques plásticos
  • Reusa y recicla

Azul Ornelas

Deja un comentario